Escrito por

ABBA, ¿horteras o genios?

 

Hoy, un cuarto de siglo después de que el grupo se disolviera, ABBA parece estar pasando por un momento dulce.

ABBA vende actualmente entre dos y tres millones de discos al año en todo el mundo, cifra que le ha situado en el tercer puesto en discos vendidos desde 1974. Nada más y nada menos que 360 millones de discos, tan solo por detrás de mitos como Elvis Pressley y los mismísimos Beatles.   

ABBA nació en los años 70, cuando cuatro suecos, Anni-Frid, Agnetha, Bjorn y Benny forman el grupo. El nombre proviene de sus iniciales. Su primer éxito lo consiguieron en ese festival tan denostado por casi todos, Eurovisión.

En 1974 ganan el concurso con su canción Waterloo, que se convirtió en número 1 en casi toda Europa. Su segundo disco supuso la confirmación de su éxito. En él ABBA consolida su estilo, que continúa en el siguiente trabajo “Abba”. Este último incluye algunos de sus temas más conocidos, que aún hoy suenan en algunas discotecas: ‘Mamma mia’, ‘I do, I do, I do’ y ‘S.O.S.’. 

Sin embargo a partir de ahí comienzan los problemas. Primero con su asalto al mercado estadounidense, para el que diseñan un disco más discotequero que no consigue alcanzar sus objetivos. Y, más importante, empiezan a producirse desavenencias en el grupo, con las separaciones de las dos parejas que lo componían. 

ABBA aún saco un par de discos más, con una calidad quizás mayor que los anteriores, pero que no conectan con el público. Así, en 1981 el grupo se disuelve. 

Lo que no esperaban posiblemente es este auge que está teniendo en los últimos años. A las cifras de venta antes mencionadas se une el musical con música del grupo, que ha sido un éxito en todos los sentidos. Lo que algunos calificaban de grupo hortera propio de esa época, hoy se ha convertido en un clásico. Tanto, que lo último que hemos sabido de ellos es que van a contar con su propio museo.  

El Ayuntamiento de Estocolmo ha anunciado que en 2009 abrirá un museo totalmente dedicado a ABBA. El museo contará de 4.000 metros cuadrados en tres niveles. Estará situado en el centro de la ciudad, al pie de la isla de Soedermalm, un lugar turístico de fácil acceso. En él, los visitantes podrán disfrutar de la música, conocer la  historia y ver sus trajes originales, fotos e  instrumentos: en definitiva todo sobre este famoso grupo tan denostado y, a la vez, tan escuchado.