Escrito por

Ariel Rot y su música

Ariel Rot es uno de esos tipos que, perteneciendo al complejo, maravilloso, desalmado, estúpido y egocéntrico mundo del rock and roll, ha sabido mantenerse siempre al margen de todo lo que rodea al mismo, centrándose en lo que de verdad importa, la música. Rara avis, que se dice.

Más de 30 años de trayectoria le contemplan, desde aquellos lejanos y fantásticos Tequila que revolucionaron el panorama del rock en español a caballo entre el final de los 70 y el principio de los 80, hasta su fabulosa carrera en solitario (“espero que ahora no se me considere un cansautor”, dijo entre sonrisas cuando empezó esa aventura), pasando por otra revolución, ésta vez en los 90, llamada Los Rodríguez, que lavó la cara al apolillado pop-rock nacional.

Ariel Rot está nominado al Grammy Latino como Mejor Álbum Rock por su último trabajo, “Dúos, tríos y otras perversiones”, una fantástica colección de versiones de sus mejores temas de toda su amplia, exitosa y fructífera carrera a los que da una nueva y genial vuelta de tuerca de la mano de amigos como Amaral, Jaime Urrutia o Fito y Fitipaldis.

Gane o no (y ojalá que lo haga), Ariel no se preocupa de esas cosas. No está interesado en salir en las fotos, ésas en las que otros se pelean por figurar. Él sabe aunque, gracias a esa humildad que le caracteriza (y que caracteriza a todos los genios), jamás lo admitirá que, en la foto que de verdad importa, la de los sentimientos y las emociones, Ariel Rot y su música están en un primer plano.