Escrito por

Cómo componer una canción

Seguramente muchos interesados en componer canciones se hagan esta pregunta. Bueno, a mi forma de pensar, no hay una sola forma de componer una canción. Simplemente hay una sola guía que si se cumple en todos los compositores del mundo y esa guía es “Tener algo para decir”. Una opinión, una historia, nuestra forma de pensar, etc.

La mayoría de compositores muchas veces sin saberlo, utilizan la composición para conocerse a sí mismos. Y mediante un viaje musical logran, al final de la sesión de composición, haber descubierto una nueva parte de si mismos. Es una trabajo realmente hermoso y todos los que hacen canciones sin lugar a dudas van a compartir la sensación conmigo.

Cómo componer canciones es una pregunta muy amplia y que no podré contestar en un solo artículo. Lo que si puedo decirles es que no hay un “cómo”. Hay algunas reglas o lineamientos a seguir para hacer del proceso una resultante más rica musicalmente debido a que hay teoría para aprender que nos ayuda a navegar por neustro interior y plasmar con mayor eficacia, pero la verdad es que esa esencia que una necesita para comenzar a componer una canción, no tiene nada que ver con conocimientos teóricos, sino más bien con ganas de sacar algo. De decir algo. Y para ello no hay método. Lo que si es importante tener en cuenta es que se necesita lograr el ambiente para que ello fluya. Si bien podemos estar en medio de un cumpleaños cuando eso que queremos decir se convierte en una simple línea melódica, es importante que nos armemos un espacio para componer. Ponernos al servicio de la búsqueda y jugar. Ser curiosos dentro nuestro y quizás jugar con algún instrumento que tengamos afinidad sea realmente productivo. No importa nuestro nivel teórico. Siempre se puede mejorar en ese sentido y canción tras canción, si gustamos de hacer canciones tendremos la necesidad de aprender más y más teoría para pulir los resultados.

Es por ello que no digo que no sirva la teoría. Nada de eso sino todo lo contrario. Pero lo que si creo es que no hay que esperar a saber de música para comenzar a componer. Grabar con un grabador, tomar notas de títulos que se nos vengan a la cabeza, escribir veros que salgan de nuestro interior y musicalizarlos con ideas. Tocar sobre la mesa ritmos, enamorarnos de ellos y entender que si salieron de nuestro cuerpo es por algo.

¿Cómo componer? Para componer hay que comenzar a hacerlo. No es que vamos a buscar en google “mi canción” y va a aparecer algo maravilloso bajo nuestro nombre. Hay que tener ganas de decir algo, de disfrutar de nuestra musicalidad, de utilizar las herramientas que tengamos a disposición y tener intensiones de que la próxima canción sea tan o más bella que esta primera.

Estudiar algún instrumento como el piano o la guitarra sirve de mucho. Muchísimo para aquellos que quieren tomarse más en serio la composición. Al igual que con la teoría. Pero para nada debemos frenar los impulsos de componer si sentimos ganas simplemente porque no sabemos teoría ni un instrumento. De curiosear surgen las ganas de aprender más.

Imagen | Mimúsica

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos