Escrito por Tendenzias

El circo de Robbie Williams

Ya os he comentado en alguna ocasión que el mayor espectáculo del mundo, lamentablemente, ya no se encuentra en una pista de circo.

Lo más parecido a ello, en la actualidad, es un concierto de Robbie Williams. Me ha venido a la memoria aquel concierto en Madrid, dentro de la gira de presentación de su disco Escapology.

Yo trabajé en aquel concierto.

Uno de los requisitos fundamentales a la hora de organizar cualquier concierto es lo que se conoce como ryder. El ryder es un documento, a veces parece un libro, en el que se detallan las necesidades técnicas (eso es la teoría, porque en la realidad, se detallan TODAS las necesidades, y cuando digo todas, me refiero a todas… seguro que ya sabéis por dónde voy) para el concierto.

El número de watios necesarios, las dimensiones del escenario, si éste tiene que estar hecho de algún material especial… en fin, todo lo que se os pueda ocurrir está contemplado en el ryder.

He visto ryder que ocupaban un folio y también he visto otros que asustaban sólo por el tamaño. En el caso de ese concierto de Robbie, era de los que metía miedo. Lo que, en el mundillo se conoce como un chocho de cuidao. Sí, lo sé, en el rock and roll se habla muy mal. Pero también queda perfectamente explicado.

Y cuando uno lee, con todo el asombro del mundo que aquí, mi primo, se quería colgar del escenario cabeza abajo, lo primero que piensa es que alguien se ha pasado con la dosis de colacao.

Las cosas, sin embargo, salen (siempre acaban saliendo) y, el resultado, por mucho sudor que costara y, podéis creerme, costó, fue más que espectacular.

Por eso os vuelvo a recomendar que, si tenéis la ocasión, acudáis a un concierto de Robbie Williams. El precio de la entrada queda justificado en los primeros cinco minutos.

Y hay pocos artistas de los que se pueda decir eso… sin mentir, claro.

 

EspacioMusica.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos