Escrito por Tendenzias

La sensibilidad de Antonio Vega

Revisando esa maravilla musical llamada Papito, donde se recogen los grandes éxitos de la amplia carrera musical de Miguel Bosé, me he topado con una joya que me ha hecho pensar.

Una de las mejores canciones de ese disco, desde mi modesto punto de vista, es el dúo que Miguel hace con Antonio Vega, probablemente uno de los mayores talentos musicales que ha dado este país en toda su historia.

Esa canción, El sitio de mi recreo, preciosa, tierna y melancólica a la vez, me ha llevado a plantearme lo ingrato que, la mayor parte de las veces, resulta ser artista en España, sobre todo cuando uno es un artista con todas las letras.

Antonio es autor de La chica de ayer, compuesta en Valencia, cuando el ex-componente de Nacha Pop cumplía con el servicio militar, votada como la mejor canción española de los años ochenta, tanto por público, como por crítica y compañeros.

Antonio Vega es capaz de dotar a las canciones que escribe, compone e interpreta de una sensibilidad especial, ese algo indefinible que sólo tienen los genios que hace que una canción te llegue de verdad.

Y, para muestra, su disco Escapadas, donde realiza versiones de canciones de otros artistas junto con duetos memorables de canciones propias o ajenas logrando, en todas y cada una de ellas, que esa sensibilidad traspase la frontera de los altavoces y vaya directa al corazón, donde residen las emociones.

Por eso me da rabia que, el día que Antonio nos deje y, ojalá suceda dentro de muchos años, empezarán todos esos homenajes póstumos a que tan acostumbrados estamos en este país, a veces, tan miserable con sus propios genios.

EspacioMusica.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos